En Andalucía no hay una política forestal pero sí hay debate social, científico y técnico sobre el monte andaluz y el mundo rural

VOLVER

· Veinte especialistas en monte y medio rural andaluz se dieron cita el pasado 12 de Noviembre en Sevilla para poner sobre la mesa y debatir la situación actual, los nuevos retos y las innovaciones que enfrentan tanto nuestro monte mediterráneo como las personas que viven y encuentran su sustento en él

· El reconocido científico Fernando Valladares contextualizó en el marco ecológico europeo el papel de los espacios forestales y la importancia de vincular la participación social, científica y política ala hora de la toma de decisiones

· La Plataforma por el Monte Andaluz, organizadora de esta jornada de debate social y científico, evalúa con satisfacción la celebración del evento, que tuvo aforo completo de participación, un alto nivel de contenido y unas conclusiones consensuadas que servirán como criterio de partida para próximas actuaciones de esta plataforma

Lleno total en el Aula Diego Angulo de la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad de Sevilla, durante la celebración dela Jornada “Política forestal y mundo rural en Andalucía: nuevos retos e innovaciones”, organizada por la Plataforma por el Monte Andaluz. Aunque el programa estuvo apretado, con la participación de más de 20 personas expertas en diversos ámbitos relacionados con el monte y el medio rural andaluz, desdela investigación a la experiencia, pasando por la gestión pública y privada forestal, patrimonial o económica, el debate ha puesto sobre la mesa los aspectos más importantes de la situación actual y los retos que afrontan las personas que viven en el particular y diverso bosque andaluz. La Universidad de Sevilla publicará en su red de Youtube la jornada completa en breve y en enero será publicadas las Actas de la Jornada, con el apoyo financiero de la Diputación de Sevilla.

La jornada, que estuvo inaugurada por Francisco Casero, presidente de la Fundación Savia, planteó diversas experiencias de zonas rurales, definiendo los mayores retos del monte andaluz que, además, de la ausencia de una política forestal, son entre otros: la pérdida en todos los aspectos que suponen los grandes incendios forestales, como el de Sevilla-Huelva en 2004 o el reciente de Sierra Bermeja este año, que conllevan una reducción de posibilidades de sustento en las poblaciones y una merma del paisaje cultural; la destrucción de la forma de vida y trabajo que proporciona la dehesa en Andalucía, particularmente la ganadería extensiva y la extracción de corcho, debido a la afección por patógenos demoledores para nuestros alcornocales y encinares, causantes de lo que ha venido a llamarse “la seca”, que son muy difíciles de detectar precozmente y cuya erradicación requiere el uso de productos no autorizados y debido también a la falta de apoyo e incentivación a los productos y productores rurales agroganaderos en extensivo; o la necesidad de adaptación de la gestión de los bosques andaluces mediante una selvicultura muy especializada en nuestros ecosistemas, para su conservación, potenciando sus múltiples funcionalidades de forma conjunta, sin mermar ninguna mientras se incrementa otra, como explicó Fernando Valladares, “como un equipo de fútbol, donde cada jugador tiene su función y es imprescindible para el buen funcionamiento de todo el equipo”.

El reconocido científico Valladares planteaba durante su ponencia la importancia de que esté sano y vivo el tejido formado por las interrelaciones entre las especies (humana, animales y vegetales) para tender a una diversidad ecológica que es necesaria para favorecer la estabilidad y garantizar la excelencia y multifuncionalidad de la vida. Insistió en que “no se puede simplificar la vida” y de ahí la importancia ordenar los montes andaluces vinculando la participación social, científica y política a la hora de la toma de decisiones.

Asistentes y ponentes coincidieron tras el debate en que la confusión entre lo que es el monte andaluz, que acoge y sustenta a todas sus criaturas incluido el ser humano, y lo que es una mera superficie forestal como territorio poblado de árboles, conlleva identificar la conservación con la vana inacción contemplativa y la gestión con la selvicultura agresiva dirigida a la producción maderera. Aclarado esto, la jornada concluye que el monte andaluz, moldeado históricamente por la actividad humana, requiere que así siga siendo pero con la aplicación de una nueva selvicultura que integre los saberes rurales y las necesidades de las gentes que viven su día a día rural, estableciendo una política forestal y rural andaluza que se plasme en una adecuación del plan Forestal Andaluz forjada por el diálogo entre la experiencia y los saberes de la población rural, la gestión y la investigación científica.

La Plataforma por el Monte Andaluz ha visto reforzada con la celebración de esta jornada su propuesta de que “sólo de forma participativa e integradora, el nuevo Plan Forestal Andaluz establecerá los objetivos, medidas y actuaciones necesarios para la ordenación territorial y la inversión pública que requiere con urgencia un manejo del monte mediterráneo contando con sus habitantes, respondiendo de forma eficiente a los nuevos retos que platea la situación de emergencia ante el cambio climático en el monte andaluz, y potenciando los valores intrínsecos y la riqueza del monte y el mundo rural andaluz”.

|   Copyright © 2019 fundacionsavia.org   |   Aviso Legal   |